¿Cuántos de nosotros hemos vivido con la idea errónea de que las galletas de la suerte son de origen chino? Sí, esas galletas que alguna vez en nuestra vida hemos comido en algún restaurante de comida china; sí, esas que partimos a la mitad para leer el papelito con un mensaje de la suerte.

Pues en realidad, a quien se le ocurrió hacer estas galletas de la fortuna fue al diseñador nipón Makoto Hagiwara, del Jardín Japonés del Té del Golden Gate en San Francisco, California en 1906. Se dice que él comenzó a servir estas galletas como acompañamiento con el té.

Para 1960, el propietario de la Lotus Fortune Cookie Company, Edward Louie, diseñó una máquina que insertaba el papel con el mensaje en las galletas y enseguida las cerraba.

Y fue en años recientes que estas galletas fueron introducidas a China como respuesta a los “caprichos” de turistas de ciudades importantes como Pekín y Hong Kong.

Hoy en día, los mensajes de la suerte han evolucionado, ahora tú mismo puedes escribir el texto y elegir los sabores y colores, y si no nos crees, visita a Galletas de la Suerte Lucky y para que personalicen las tuyas como tú quieras.